Para una correcta visualización de las letras, te recomiendo instalar esta fuente.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Recordar


     Es que no podemos olvidar —al menos yo no puedo—las sonrisas secretas que casi besaban, las miradas coquetas que por poco tocaban. Los besos, los abrazos fuertes, las tomadas de mano, las promesas que no se cumplieron porque los días nunca llegaron, las caricias; esas que prodigabas casi con miedo, como si en cualquier momento fuera a rechazarte, cuando la verdad es que en cuanto me tocabas quedaba hechizado.

     Yo sé que aún recuerdas como me aferraba a ti, que no dejaba de mirarte, de grabar tu recuerdo en mi memoria porque así como tú tenías miedo que dejará de amarte yo temía que te fueras, peor… que te alejaran de mí, en el primer caso podrías volver; en el segundo… nada era seguro.

     Pero vivíamos con eso. Pasábamos los días juntos. Yo feliz de tenerte, tú feliz de amarme y que te amara, que te ame. Nunca mencionábamos nada sobre tu mundo o el mío, ambos tan diferentes y dispares que podían separarnos. Si en algún momento la angustia hacía acto de presencia te abrazaba muy fuerte y tú buscabas, con la suavidad y lentitud que me enloquecía, los latidos de mi corazón bajo tu mano.

     Sin embargo el día acababa junto con nuestro tiempo, era cuando la realidad nos golpeaba que soltábamos nuestras manos y los pasos que nos separaban se convertían en kilómetros.

     Y de pronto…

     De pronto…

     Todo fue tan repentino, todo fue tan rápido. Un día estabas, el otro no y al siguiente quedamos atrapados, cada uno por su lado. Nuestras prisiones diferentes, pero ambas tenían encadenados nuestros corazones, que se consumían lentamente.

     Y poco a poco nos apagamos, sumidos en el desconsuelo. Cuando el candado que mantenía unidas las cadenas se abrió con un chasquido ninguno se dio cuenta, nuestros corazones estaban dormidos. Ahogados en el sopor silencioso de las lágrimas que se habían derramado y secado.

     Pero los hilos que nos unían, cuyo tira y afloja creíamos perdido, jalaron una vez más, despertándonos del letargo en que nos sumimos.

2 Plumas:

Esteer dijo...

Holaa,

Bonitaa historia, sabes? es muy romanticaa! siii!

"sumidos en el desconsuelo.."

lindaa...

sonrisasdearcoiris.blogspot.com

una sonirsaa dulcee

Humberto Dib dijo...

Hola:
Llegué invitado por "Visitas gratis en tu blog", me parece una buena idea ésta de proponer una comunicación entre los blogueros.
Tu espacio me ha gustado, voy a seguirte.
Si lo deseas (y sin ningún compromiso) puedes darte una vuelta por el mío, aparece en mi perfil.
Un saludo.
Humberto.

 

Template para blogger por May Abiatti para AngelitoAzul