Para una correcta visualización de las letras, te recomiendo instalar esta fuente.

sábado, 22 de mayo de 2010

No me rindo

Cuando sientes que todo está bien. Que nada puede dañar las cosas, por "x" o "y" motivo algo te lastima y duele, es cuando le encuentras sentido al dicho "Siempre hay calma antes de la tormenta".

Te decides a ser fuerte y no llorar, le dices a todo el mundo que estas bien. A mi parecer, no se puede mentir siempre así que saca todos lo que tienes adentro porque luego eso te comerá vivo.

¿Cómo sacar todo eso?

Existen diferentes métodos. Algunos lloran, gritan, hacen una pataleta y luego vuelven a ser felices, como si no hubiera pasado nada; otros escriben, cantan o hacen cualquier cosa que los haga sentir mejor.

Bueno pues yo soy de las que escriben, que les gusta plasmar en papel sus gritos. Que deciden guardarse las lágrimas y esconder lo que sienten a pesar de que les gustaría gritar ¡Aquí estoy, me duele!

¿Sabes por que? Me creo lo suficiente fuerte como para soportarlo, pero no es solo por eso. Resulta que soy una estúpida que odia preocupar a los demás.

Solo recuerda: todo puede empeorar.

Por alguna maldita razón se te pasan los peores recuerdos que tienes, entonces te hundes más y llegas hasta el punto en que dejas que el mar te ahogue, tus propias lágrimas, los gritos de agonía de tu corazón -que esta lo suficiente herido ya, como para que te hagan más daño, o eso es lo que crees.

¿Creen que me queje suficiente?

¿Pues saben qué? Aún no lo saco todo, todavía me sigue doliendo el pecho, sigo guardando secretos, matándome de forma lenta con mi propio dolor, porque odio llorar.

Me doy cuenta que estoy loca. Me duele el corazón, sigo recordando cosas malas -sé que eso no ayuda; el pasado al pasado-, pero, ¿a alguien más le va a doler? No, solo a mí, y aún así estoy aquí, no para quejarme, todo lo contrario.

Estoy aquí para decirle a todos esos que me han hecho daño: No me importa lo que me digas, porque yo soy yo; y sin importar lo que pase pienso seguir adelante. Me convertiré en la mejor persona que puedo llegara a ser, con todas mis defectos y virtudes. Soy perfectamente imperfecta y no me midas contigo, ni con nadie, porque yo tengo mi propia medida de grandeza.

Me gusta como soy y, aunque suene arrogante y prepotente, no pienso cambiar -a menos que sea para ser una mejor persona, porque en eso tengo todo mi empeño.

Bueno tal vez alguno quiera insultarme y mandarme a lugares poco... lindos -no se me ocurrió otro adjetivo-, tal vez algunos piensen que soy tonta por escribir esto.

Bueno qué se le va a hacer Por lo menos ya me siento mejor, aunque igual me sigue doliendo.

Sólo una última cosa que decir: muchas veces decimos que no nos importan lo que piensan de nosotros, pero duele, tal vez muy en el fondo, aún así duele.

Bueno yo sólo quería decir que no pienso rendirme, tal vez me extendí.

Bueno, qué importa.

2 Plumas:

Lavidasincolor dijo...

hay veces que no, que las cosas no pueden seguir empeorando.

Tumai Dharma dijo...

Alma hecha tinta...

 

Template para blogger por May Abiatti para AngelitoAzul