Para una correcta visualización de las letras, te recomiendo instalar esta fuente.

miércoles, 23 de junio de 2010

Como cada viernes...

Se baja de la parada del autobús con la mochila al hombro y, justo como siempre, sentada en la banqueta se encuentra esa niña de cabello castaño oscuro y ojos verdes, con una sonrisa.

—Esta vez llegaste más temprano —dice la pequeña tomando su mano.

—¿Cuántas veces te he dicho qué no te escapes para recibirme? —replica molesta.

La niña baja la mirada, pero ella suspira y toma su mano. Erika es la única persona capaz de conmover su corazón. Aprieta su mano con más fuerza, como cada viernes.

—Iremos al parque. —Ella sonríe y le vuelve a mirar con esa mirada fija que logra cohibirla y parece atravesarle el alma.

Ambas están sentadas ahí sin decir nada, frente al estanque de patos. Erika la mira de esa forma como si ella fuera un sol, a pesar de que en sus pupilas solo muestra frialdad. Sus ojos color miel están lejos de demostrar dulzura. Erika lo ve todo, ve un corazón roto, una niña perdida, una sonrisa apagada, un túnel oscuro y un camino sin salida. Ella bebe un poco más de su refresco mientras la figurita infantil le mira, luego sonríe de forma misteriosa que tanto le recuerda a él. Eso lejos de incomodarle la obliga a esbozar una sonrisa triste, y acariciarle el cabello. Erika satisfecha por el gesto amplia su sonrisa, aún así la mira como si fuera un sol.

Porque sabe que al final del domingo ella tomara su mano, la apretara fuerte —con la esperanza de que la próxima vez no deban separarse— y subirá al autobús para y luego regresar como cada viernes.

Pero bueno así son las cosas. Erika estará en el mismo lugar, a la misma hora y con la misma idea en mente que cada viernes: soñando con estar siempre junto a ella, aunque sabe que sus sueños no pueden cumplirse, aún.

Erika es una pequeña extraña, ve lo que los demás no ven en ella, es capaz de saltar el muro que protege un corazón roto y amurallado, clavarte sus ojos verdes hasta desvelar tus secretos y ver todo aquello que sin importar cuánto los escondas siempre estará ahí. Erika es una niña extraña y sus ojos lo son aún más.

———————————————————————————————

Esta es de una historia que pienso sacar en un futro cuando termine "Ángel de Cristal" porque no me alcanza el tiempo y tampoco quiero sufrir un suicidio al publicar dos historias XD y me faltan cosas por arreglar así que por ahora solo disfruten.

1 Plumas:

May Sagara dijo...

Así que ella es la famosa Erika que cohibe a David xD.
La historia se ve interesante y misteriosa, tanto como Ángel de crital, aunque se me hace la idea que ésta oculta mucho más xD
Bueh, tienes algunos errores de ortografía xD, pero si quieres te los digo por mail xD.
¡Besazos! Y me gustó la pequeña historia xD.

 

Template para blogger por May Abiatti para AngelitoAzul