Para una correcta visualización de las letras, te recomiendo instalar esta fuente.

domingo, 10 de octubre de 2010

La creación

La Creación
Se dice que en antaño, cuando el mundo no era lo que hoy se conoce, sino que un lugar gobernado y regido por los dioses, se crearon muchas cosas que en estos tiempos son tan naturales como lo es el respirar. Una de ellas fue el Cielo, estrellado por las noches, azulado en el día. ¿Saben ustedes cómo llegaron las estrellas al lugar donde las vemos? La respuesta la encontrarán aquí, mirando el Cielo nocturno y remontándonos a la época donde los dioses existían.
Se cuenta que el mayor de todos, quien creó lo que vemos y tenemos, tomó un puñado de simple tierra del suelo, luego de haber creado el mundo, y lo lanzó al Cielo. El polvo se adhirió con facilidad y el dios sopló para esparcirlas, algunas se acumularon en montones, otras se separaron, algunas formaron extrañas cosas en el Cielo, pero todas brillaban y relucían para brindarnos tranquilidad y armonía. La noche comenzó a brillar para nosotros…
—¡Oh, eso es espectacular! ¿Pero qué tiene que ver con las crueles dictadoras que nos gobiernan? —preguntó uno de los que escuchaban.
—¡Bastante! —exclamó efusivo el relator—. Y ahora sabrás por qué.
"Erase una vez, un mundo donde los dragones volaban libres por el cielo azul, llevando cartas en sus hocicos, unos que de vez en cuando desprendía el vapor propio de lo que sería una gran llamarada. En ocasiones, también, eran montados por los llamados Caballeros de la Mesa Cuadrada, una congregación especial que juró lealtad a las Malocosas, las dictadoras del Cielo de papel. Si algún miembro de la Mesa se atrevía a traicionarlas, era encerrado en los calabozos por varios días y luego descuartizado en público. Sus restos servían de comida para los dragones."
May Abiatti, conocida como la Malocosa mayor, era cruel, sádica y de vez en cuando amenazaba a alguien con encerrarlos en las mazmorras. Sin embargo, AngelitoAzul, la convencía de no hacerlo, ya que tenía, al igual que Sebastián, su esposo, una leve influencia en su carácter al ser tan dulce y buena. Aunque claro, de vez en cuando mandaba a su Malocosa menor a hacer alguna linda cosa lejos o amenazaba con entrar en depresión, logrando obtener lo que deseaba: hacer maldades.
AngelitoAzul, o también llamada Malocosa menor, era dulce, tierna y extremadamente buena, siempre preocupada por los demás y buscando la manera de pintar todo de azul. Se interponía en todos y cada uno de los ataques locos y desquiciados de la Malocosa mayor, porque lo que deseaba era mantener a su pueblo en paz y tranquilo, sin amenazas y maltratos. Aun así, aceptaba y ayudaba a la Malocosa mayor cuando creía que sus actos estaban en lo correcto…
—Sí, eso todos lo sabemos, ¿pero de dónde salieron?
—Paciencia, pequeño —sonrió—. Que ahora vamos a ello.

"No se sabe muy bien de dónde salieron, ni cuándo, pero algunos, en antaño, han mencionado su arribo a estos lados por causas divinas… Se dice que bajaron de las estrellas, primero fue la Malocosa mayor, que mientras deambulaba desorientada y esperando respuestas, una fuerte luz iluminó su camino y apareció frente a ella su Malocosa menor. Se observaron, sonrieron y se percataron que su destino estaba ligado, ya que sus poderes se incrementaron cuando se tomaron de la mano para caminar a un futuro incierto."
Encontraron a un pueblo marchito, que era gobernado por crueles personas que intentaron someterlas a sus déspotas maltratos, pero ellas no se dejarían frente a aquello. May Abiatti tomó el liderazgo y, con la ayuda de sus caras tiernas y palabras dulces, logró controlar a uno de los más poderosos dragones. Con él bajo su mandato, le pidió que buscara uno para AngelitoAzul. Cuando ambas tuvieron sus feroces acompañantes, tomaron el poder del pueblo. La batalla fue cruel, la Malocosa menor se encargó de proteger a todos a quien su corazón le indicaba, mientras que la Malocosa mayor acababa con todos aquellos que su hermana dejaba. Flyfight, la espada de May, brillaba incluso al estar bañada en sangre. Montando a su dragón, ingresó al palacio y encaró a los que tenían el control, les pidió que se rindieran o sentirían el filo de su arma en sus cuellos, el mayor a cargo contestó que rendirse no era de ellos, tomó su espada y comenzaron a pelear…
AngelitoAzul llegó corriendo al salón donde se libraba batalla, vio a su hermana mayor luciendo su espada, pero también observó que varias heridas tenía en su cuerpo y la sangre salía con rapidez, se concentró y acumuló su magia de curación, cuando la tuvo lista la lanzó a May, quien se restableció por completo y acabó con facilidad con su enemigo. Flyfight volvió a llenarse de aquel espeso líquido. La Malocosa mayor avanzó hasta los demás a cargo del pueblo, los miró con enojo y les pidió rendirse o morir, los tres se arrodillaron frente a ella y rogaron por sus vidas. La Malocosa menor llegó junto a ella y le susurró algo al oído, asintió y tomó del brazo a una de las anteriores mandamases, la observó directo a los ojos y notó lo mismo que su hermana: ternura. La perdonó y AngelitoAzul se hizo cargo de ella, pero a los otros dos los mandó a encerrar en los calabozos y allí se encuentran hasta hoy en día, lamentándose por lo crueles que fueron en su anterior gobierno…
—¿En qué momento se casó May? ¿Cómo alguien la pudo dominar?
—Ésa es una historia que no tengo permitido relatar…
—Entonces, ¿las Malocosas son mejores que los anteriores gobernantes?
—Es cosa que mires a tu alrededor y notes los cambios —contestó con simpleza—. Recuerda lo que pasábamos antes, recuerda que no nos podíamos expresar con libertad, y ahora estamos aquí, libres y el Cielo vuelve a ser azul, la tierra se llena de verde y los pájaros cantan por las mañanas.
—¡Pero son unas dictadoras! ¡Han matado a miles, hacen sólo lo que ellas quieren!
—Aun así estamos mejor que antes…
—¿Las Malocosas vienen del Cielo o de las estrellas?
—De las estrellas.
—¿Y qué son exactamente las Malocosas? Conocemos sus poderes, les tememos y respetamos, pero ¿qué son?
—Es suficiente. —La voz de May Abiatti interrumpiendo sonó con poder al ingresar a la habitación—. Nunca sabrán lo que es una Malocosa, porque el día que lo sepan, Sebitas Jr. —El pequeño oso caminaba tras ella—, se encargará de cortar los cuellos de todos los que se enteren de aquel secreto.
—No seas así, mi dulce y tierna May. —Sebastián estaba apoyado en el umbral de la puerta junto a AngelitoAzul—. Que mi nene se parece más a mí de lo que imaginas, y sabes muy bien que él me obedece en todo.
—Lo que digas. —Ella rodó los ojos y caminó hasta su presa—. Vamos, cuentista. Otro día volverás a relatar sus maravillosas historias, pero por hoy fue suficiente.
El anciano se levantó y se despidió de todos los presentes. La Malocosa mayor lo tomó de las cadenas que amarraban sus manos y comenzó a jalarlo a la salida. Los cinco, contando al oso, desaparecieron de la visual de todas las personas que allí se encontraban. En el bosque, y bastante lejos del pueblo, se detuvieron. May se paró junto a su esposo y AngelitoAzul tomó al relator.
—Has realizado un muy buen trabajo, te lo agradecemos —dijo al usar su magia y quitarle las cadenas—. Puedes volver a tu hogar.
—Estoy para cuando me necesites, pero devuélveme mi apariencia.
—Eso será un placer. —AngelitoAzul juntó su magia y todo lo anciano desapareció, dejando a la vista de ellos a un joven chico de cabellos oscuros y ojos azules—. ¿Quieres ser mi guardaespaldas?
—¿De verdad quieres eso, mi Malocosa menor? —preguntó May.
—Sí.
—Entonces, lo será —sonrió de medio lado y el chico no pudo oponerse frente a ella, sabía muy bien lo que le esperaba si se negaba.
—¿Qué estás diciendo? —Sebastián la encaró con el ceño fruncido.
—Que tú y yo, desapareceremos por allí —sonrió, lo tomó de la mano y se desvanecieron.
AngelitoAzul se quedó paseando de la mano junto a su guardaespaldas, bajo una hermosa noche estrellada, después de todo, las dictadoras también se merecen un poco de distracción, que no sólo de maldad se vive en el Cielo.

---------------------------------------------------------

Esto es algo así como una "historia en conjunto" entre May Abiatti y yo, que hicimos para el foro Cielo de papel el cual ya tiene blog aquí.
 

Template para blogger por May Abiatti para AngelitoAzul