Para una correcta visualización de las letras, te recomiendo instalar esta fuente.

martes, 5 de noviembre de 2013

Irónicas contradicciones

A veces río, a veces lloro.
En ocasiones te cuento algo, en ocasiones te cuento casi todo.
La vida es así, cuestión de «a veces» y «en ocasiones». Es que el miedo abruma y nadie lo da todo siempre… 
O tal vez sí. Tal vez haya quienes tiren todo por la borda y se lancen al vacío. Pero son raras esas personas y habrá cosas, porque hay «algos», que pocos están dispuestos a dar. Se da de a poco, sin entregar esa parte que es su centro, el inicio de todo. Sólo se muestra en pequeñas acciones, en ligeras ocasiones.
Es que la vida es de enredos y razones. El corazón y el cerebro tiran cada uno de su lado, y por más que trates de ir de intermedio, siempre declinas por un lado. Lo más irónico del caso es que lo único seguro, casi continuamente, es que siempre hay dudas y nunca pueden evitarse.
Al enseñarnos a hablar nos enseñan de ortografía, sintaxis y lingüística, pero casi nunca escuchas a alguien usar adecuadamente el «siempre» y el «nunca» porque el simple hecho de decir «nunca digas nunca» ya es una cuestión irónica.
El nunca llega y el siempre queda olvidado a un lado.
A veces, sólo a veces, se habla correctamente de lo que se quiere decir realmente. Tal vez—alguna vez— podamos ver más allá de las palabras, porque aunque éstas  se queden grabadas, muchas veces mienten y cuando dicen la verdad se les retuerce.
Y ahí es donde vienen las miradas, pero hay quienes se acostumbran tanto a mentir que los ojos no revelan nada.
Y lo gracioso es que así se empieza todo, con nada. Pero nada crece y se fortalece si no hay un algo que empiece.
Para qué «peros» y «sin embargos» cuando se puede contradecir tanto con tan poco.

La ironía va de contradecirse, pero es tan natural como llorar de risa.
 

Template para blogger por May Abiatti para AngelitoAzul