Para una correcta visualización de las letras, te recomiendo instalar esta fuente.

viernes, 1 de julio de 2011

Miradas

     Ese día su hermano peleó, ella intervino, y luego de una discusión en que ella terminó con lágrimas en los ojos; su hermano con la furia, decepción y satisfacción en la cara; los demás estaban pasmados al no entender nada.
     Un hermano frente al otro y más allá la razón de sus discusiones continuas.
     Su corazón y razón estaba en juego, era uno o el otro. Su hermano no la dejaría en paz, no podría ser feliz… pero sí no lo tenía a él nada iba a tener sentido y… a él no le harían daño.
     Entonces su hermano estiró el brazo, titubeante lo cogió, sin siquiera dirigirle una mirada a él, no podría hacerlo si lo observaba.
     Su hermano le rodeó los hombros con un brazo, se dirigió hacia el chico de más allá y la apretó contra él.
     «Nunca será tuya» decían los ojos de su hermano con una sonrisa burlona.
     «Lo siento» gritaban los de ella con lágrimas.
     «Lo sé, pero aún así…» contestaron los de él.
     Ambos apartaron la mirada al mismo tiempo, sus manos no se rozaron —a pesar del magnetismo que las quería unir— solo haría todo peor.
     Cuando todos preguntaron él sonrió y dijo que no pasaba nada, porque él era fuerte.
     Ella con su hermano al lado se echó a llorar, porque ella era débil y cobarde.
     Nadie se dio cuenta de que él tenía las manos empuñadas. Todos supieron que ella lloró.
     De nuevo quedo escrita la verdad. Fuerte contra débil.
 

Template para blogger por May Abiatti para AngelitoAzul